> Perros de México desde 1998 * Etologia, Relación hombre - perro

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Etologia >Relación hombre - perro

M.V.Z. Bertha Molnar

ver curriculum

Pocas relaciones que se hayan establecido entre el hombre y otros seres vivos pueden ser tan benéficas para nosotros como la que se estableció entre el hombre y el antecesor del que ahora conocemos como nuestro perro.

 


Sí, ése que ahora se encuentra feliz con nosotros, en la misma casa y que se ha adaptado a vivir y disfrutar con lo que le proporcionamos, tiene un origen milenario (se calcula que alrededor de entre 12 0 20 mil años) en los lobos y los chacales; los cuáles, a su vez, descendieron de otro ejemplar llamado Tomarctus, y que vivió en la faz de la tierra hace aproximadamente unos 500 000 años. Por cierto, del Tomarcus también se originan los coyotes, perros salvajes y zorras.


Konrad Lorenz, conocido estudioso de la Etología (ciencia que estudia el comportamiento animal), nos da una visión muy interesante de cómo se dio el inicio de esta unión. Según Lorenz, es probable que los chacales se fueran acercando a los hombres primitivos motivados por estos mismos, pues se dieron cuenta que los chacales usualmente les seguían a una prudente distancia para consumir las sobras tras su cacería y que precisamente esa cercanía de los chacales les avisaba de la presencia de alguna fiera. Al estar rodeado por estos animales, los primitivos podían estar más seguros e incluso dormir más tranquilos, ya que si se presentaba algún peligro serían oportunamente alertados por los chacales.


Con el paso del tiempo, los chacales dejan de temerle al hombre y modifican su manera de cazar. Ahora ya no lo hacen de noche, los más fuertes e inteligentes acompañan de día a los hombres y en ese trabajo conjunto resalta la posibilidad que tiene el chacal sobre el humano de olfatear a la presa y seguir el rastro, lo que facilita en mucho conseguir alimento para el grupo. Agreguemos que, localizado el animal que servirá de alimento para todos, los mismos chacales ayudan a cazarlo. Cuando los hombres primitivos logran dar muerte al animal, le dan las vísceras a los chacales y estos las toman moviendo su rabo. Quizá, apunta Lorenz, es ésta la primera muestra de agradecimiento que tiene el chacal y que nos va llevando a lo que será la aparición del perro doméstico.


Imaginemos por un momento lo difícil que debe de haber sido sobrevivir en la época de los primitivos. No se podían dar el lujo de aceptar una boca más que alimentar si no traía algo muy bueno a cambio. Sin duda, esto fue lo que pasó con la llegada de los antecesores de nuestro perro. A partir de entonces, esta relación crece y se fortalece por la adaptabilidad que mostraron esos chacales y lobos. El hombre, por su parte, detectó las diferentes características que mostraban estos animales y las fueron desarrollando y aprovechando para un fin más específico. De acuerdo a lo que relata Lorenz, ese pudo haber sido el inicio de las diferentes razas que conocemos hoy en día.


Pasaría, sin embargo, mucho tiempo antes de que se le concediera al perro la categoría de ser vivo que tenía la capacidad de sentir, recordar o aprender algo. Aunque usted no lo crea, mucho tiempo se le consideró que era prácticamente un objeto, una máquina biológica. Esto, quizá, reforzado por las creencias religiosas de la época, pues si se aceptaba el hecho de que el perro podía sentir, se tendría que aceptar que tenía alma, y esa, era una propiedad reservada a los seres humanos. Afortunadamente este pensamiento fue evolucionando, y si bien aún existen personas que le dan un trato inhumano a sus perros, muchos otros, por el contrario, han entendido que estamos frente a un ser que se ha acoplado, que ha aprendido como hay que ser para poder permanecer en el grupo humano. Si usted se detiene un momento a pensar, el perro ha hecho mucho para poder convivir con nosotros, incluso ha aprendido nuestro lenguaje corporal, nuestras ordenes verbales.


Pero hay algo más, imagine que podemos reunir 20 perros de diferentes países, los que usted guste: Francia, Egipto, México, India, Australia, Brasil, Polonia, Italia. El que sea. Los reunimos y ¿sabe que va a pasar? … pues que entre todos ellos ¡se van a poder comunicar! No importa de donde vengan tienen un lenguaje común, cuentan con un lenguaje corporal, con sonidos, miradas, olores etc. que les permite establecer una relación entre ellos.
Supongamos que usted, que es mexicano y que únicamente habla Español, acepta convivir los próximos 10 años de su vida con una persona de origen extranjero, quizá un chino, tal vez un croata y que también habla solamente su idioma. Yo le pregunto: ¿cómo van a comunicarse? Pues empezarían a buscar señas, gestos, sonidos que les hicieran más fácil la comunicación; señalarían un objeto y cada quien lo diría en su idioma para que el otro lo aprendiera ¿verdad? Después de todo, estar diez o más años juntos bien valen la pena para hacer un ajuste en nuestras vidas.


Bueno, entonces, si invitamos a nuestros perros a vivir con nosotros, ¿no cree que sería bueno que aprendiéramos un poco a comunicarnos con ellos y a entender los mensajes que nos envían y que se están enviando entre ellos? Las ventajas son obvias: al comprender más a su perro podrá interactuar mucho más con él, será un líder ecuánime porque mandará las señales claras y precisas, conocerá de antemano las etapas de desarrollo por las que puede atravesar su ejemplar y sabrá que hacer en cada una de ellas, podrá detectar señales de miedo, angustia o agresividad y podrá ayudarlo a tratar de superar esos momentos, tendrá oportunidad de aprovechar las capacidades con que cuenta su perro, etc. etc.


Pues de eso se trata la Etología, como le mencionaba anteriormente, es el estudio del comportamiento animal y créame, es fascinante. Lo invito a que juntos descubramos un poco cada vez de ese ser maravilloso que tiene al lado: su perro.

 

Continuará.......

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter