> Perros de México desde 1998 * Etologia, Cuando la raza tiene nombre propio

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Etologia >Cuando la raza tiene nombre propio

M.V.Z. Bertha Molnar
ver curriculum
      

A lo largo de los años que llevo como Veterinario y Adiestrador, han sido muchas las veces en que me ha tocado ver, vivir, compartir con las personas desde el momento en que llega el cachorrito a su casa; la convivencia que se establece entre ellos, como crece, envejece y desgraciadamente, también presenciar el momento de decir adiós… La tristeza, el dolor que nos invade en esos momentos es muy fuerte y algunas personas no logran superarlo y deciden no volver a tener otro perro y confiesan que no quieren volver a pasar por eso.

Pero hay otras personas, que superado el duelo, me llaman y me dicen: “Queremos otro Rufo” o “Estamos listos para recibir a una nueva Camila”. Estamos de acuerdo que en ambos casos la presencia de ese perro ha marcado de manera importante, definitiva,  la vida de esas personas y que, ya sea que nunca más deseen tener otro perro o que se den de nuevo la oportunidad, lo cierto es que ese perro, esa raza para ellos fue algo singular.

Por supuesto que en muchas ocasiones este “click” se da de manera natural: es un buen perro que llega a la casa correcta y la convivencia se da fácil y se integra adecuada y armoniosamente pero lo cierto es que tanto el perro como las personas han sido muy afortunados, tuvieron mucha suerte de que las cosas fueran así.

Me gustaría proponerles el que no dejáramos esta convivencia en manos de “la suerte”, podemos pensar, investigar, elegir, decidir lo que será lo más conveniente tanto para nosotros como para el perro que pensamos adquirir.

Yo empezaría por platicar con todos los miembros de la familia para saber si estamos en el mismo canal; hasta esa persona que dice: “el perro no va a ser mío” , resulta que debe tener ingerencia en el asunto ya que una actitud de indiferencia o desagrado, además de causar conflicto entre la familia, será un comportamiento que sea percibido por el perro, con los posibles problemas de conducta que pudiera mostrar y no porque sea un mal perro sino porque se siente claramente ignorado o rechazado.

Estando la familia de acuerdo y dejando claro el papel que cada uno jugará para integrar correctamente a la nueva mascota, pensemos en la gran cantidad de razas que existen, las características específicas de cada una, tamaño, tipo de 

pelo, requerimiento de ejercicio, costos de mantenimiento, etc. No es raro escuchar “queremos un perro”, así, en abstracto, como si todos los perros fueran iguales y, desgraciadamente podemos llevarnos una sorpresa desagradable porque no era el perro adecuado para nosotros, para nuestro estilo de vida, para nuestro carácter, para los tiempos y espacios de que disponemos, etc.

¿Qué parece complicado? Puede ser, pero seguramente vale la pena. Veamos esta preselección como algo divertido, como parte de lo que ya hemos empezado a disfrutar…¡le estamos dando forma a un nuevo integrante de la familia!. Probablemente surjan más de una opción, de nuevo habrá que reconsiderar, de entre ellas cual será el aceptado por todos y, si nos detenemos a reflexionar sobre esto un poco, pues resulta que el perrito aún no llega a casa ¡pero ya está creando un interés común entre la familia!.

Ahora que ya se tiene tomada la decisión acerca de la raza y sexo del  cachorro, ha llegado el momento de comenzar a buscar en criaderos, refugios, camadas de particulares, etc. De nuevo esta puede ser una gran oportunidad para reunir a la familia en un objetivo común y nunca estará de más pedirle ayuda a nuestro veterinario o algún amigo que sepa acerca de la raza en cuestión.

Aspectos como el temperamento de los padres de la camada que vamos a ver; condiciones sanitarias en las que se encuentran los cachorros, alimentación, vacunas que han recibido, grado de socialización, temperamento que muestran 

los perritos y cual de ellos es el que mejor se adaptará a nuestra familia, etc. pueden ser temas con los que no estemos tan identificados pero siempre habrá la posibilidad de contar con personas que puedan apoyarnos.

Los preparativos para recibir al nuevo integrante  será, seguramente, de nuevo una oportunidad para reunir a la familia, tener preparado el sitio donde dormirá, su mantita o su cama, sus platos, no hay que olvidar su collar y una correa, ¡ups! también hay que organizar como vamos a hacernos cargo de limpiar los excrementos, ni modo, es parte del paquete; un par de juguetes, un cepillo o carda para mantener su pelo en buenas condiciones, quizá algunas galletitas para perro.

Y, ahora, ¡por fin! el cachorro ha llegado a casa, ¿no sienten que hemos ido poco a poco, firmemente, en este gran proyecto? Tenemos muy buenas posibilidades para que esta se convierta en una experiencia inolvidable para todos nosotros. Nos hemos tomado el tiempo en investigar, en acordar, en buscar, en preparar, en seleccionar de la mejor manera a un ser vivo que, aunque no escogió vivir con nosotros si tiene la mejor disposición para entregarnos su vida.

Después de una buena siembra podemos esperar una buena cosecha, así que con tiempo, con paciencia, con cariño, constancia y dedicación vemos transformarse ante nuestros ojos a ese pequeño en un adulto maravilloso…seguramente nos esperan muchas satisfacciones a su lado.

Y la magia se da…ya no es un Golden Retriever… es “nuestro Max”; ya no es una Labrador… es “Taffy”.La raza, la que sea, a tomado un nombre propio, se lo ha ganado a pulso, día a día, con la convivencia cotidiana creamos lazos tan fuertes que resulta imposible no incluirlo en los recuerdos familiares, en nuestras mejores anécdotas, en nuestro paso por la vida.

Como dije al principio, podemos dejarlo a “la casualidad” pero también podemos prepararnos para ese encuentro con nuestro amigo de  una manera más organizada, con más elementos que nos ayuden a ponerle nombre propio a una raza.

 

 

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter