> Perros de México desde 1998 * Etologia, El mundo real

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Etologia >El mundo real

Es absolutamente cierto que nuestros perros están sujetos ahora a una serie de estímulos que pueden estresarlos. Nuestra forma de vida es de lo más variada: personas que viven en departamentos muy pequeños; sitios donde el perro vive y que están presentes diaria u ocasionalmente sonidos muy intensos ( viven cerca de un aeropuerto, cerca de fabricas, escuelas, zonas de intenso trafico, etc.);dueños que tienen un horario que cambia constantemente, personas que se relacionan con el perro y de pronto desaparecen de su vida; etc. etc. Podríamos seguir agregando a la lista cualquier cantidad de ambientes, horarios, manejo que se nos ocurrieran.

Pero resulta que aún los perros que viven digamos en una rutina aceptable, pueden enfrentarse a algunas cosas que pueden estresarles. Mencionemos algunas:

etologia1.- El perro puede salir habitualmente a un parque o sitio que le sea conocido pero se va a encontrar con estímulos como patinetas o patines, rejillas y/o alcantarillas, calles o sitios muy transitados por personas, mercados ambulantes, la presencia de otros perros, elevadores, escaleras voladas, anuncios espectaculares, ruidos de camiones muy grandes (camión de la basura; camiones de transporte, camiones de mudanza); motocicletas, bicicletas; sillas de ruedas; carriolas de bebé; carritos del supermercado, muletas, bastones etc.

etologia2.- Dentro de la casa, lo que el perro considera su entorno, podrá encontrar variantes como: Muchas horas de soledad, timbres y llamadas a la puerta; perros cercanos (en ocasiones los puede percibir y escuchar pero no puede verlos); órdenes de las personas que conviven con él y que se modifican o se contraponen; vecinos que conscientemente o no, pasan y lo alteran; modificaciones que se hagan con la distribución de los muebles o cambio de los muebles mismos; diferentes tipos de suelo que le pueden resultar difíciles de pisar como suelos que brillan, resbalosos, pisos que hacen ruidos al ser pisados, etc.

Como vemos es prácticamente imposible que nuestro perro, en algún momento de su vida, no se encuentre con algo diferente y ante lo cual él deberá reaccionar.

En ocasiones lo más común es que reaccione de manera instintiva, que intente protegerse, trate de huir o sienta que debe defenderse ante esto que para él es nuevo.

Y si bien es cierto que el perro puede estar sometido a ciertas variantes de manera cotidiana, pensemos en las ocasiones en las cuales, por ejemplo, los etologiadueños salen de vacaciones y a él lo dejan en una pensión o en la casa de alguien que se ha ofrecido a cuidarlo. Lo cierto para el perro es que lo separan no solo de lo que para él es su grupo sino que además lo retiran temporalmentey de manera abrupta de su entorno.

Claro que también están los perros que viajan con los dueños así que se verá sometido a viajar por periodos largos de tiempo, quizá en el auto, con la familia, de acuerdo, pero en horarios, sitios y condiciones que no son las “habituales” ; aunque tal vez deba viajar en otro transporte(avión, camión), metido en una jaula, en la zona de carga.

Me imagino que cuando el perro se comenzó a adaptar a vivir entre los seres humanos, su vida era muy parecida, ambos vivían en la naturaleza, caminaban en grupo buscando que comer, se reunían los integrantes de la tribu y consumir sus alimentos, reunidos se protegían unos a otros, etc. Con la aparición de la agricultura el hombre se volvió sedentario pero aún así había mucho contacto con la naturaleza, había muchas actividades en las cuales el perro podía interactuar con el hombre, vivían el día a día reunidos mucho tiempo en un hábitat que le era familiar y por las actividades que se realizaban, el perro cubría muy bien sus necesidades (se ejercitaba, acompañaba a algunos de los integrantes de la familia o del grupo, podía olfatear y recibir gran cantidad de información acerca de su entorno, desarrollaba su capacidad de rastrear, perseguir y atrapar una presa, dadas las condiciones, en ocasiones adversas, que se le podían presentar al grupo, se debería tener muy claro el rol que desempeñaba cada quien para asegurar la sobrevivencia de todos ellos y me imagino que el perro ocupaba un lugar muy especial en cuanto a integración de manada, alertar al grupo al percibir cualquier posible peligro, adaptarse correctamente a la jerarquización establecida buscando el beneficio común, etc.

etologiaCon la civilización, creo que al perro se le fue complicando la vida, vivir en pueblos y ciudades, inevitablemente lo alejaron de actividades, digamos “naturales” en él. Y hoy por hoy tenemos a nuestro lado a un ser vivo inteligente, leal, capaz de sentir, pensar, recordar, aprender, etc. etc. pero que además, gracias a su capacidad de adaptación es capaz de disfrutar un viaje en automóvil, que gusta de comer cualquier clase de croquetas con las fórmulas más variadas, que ha aprendido a jugar a actividades como Agility, a desarrollar exitosamente actividades como lazarillo, guardia y protección, detección de drogas y otros objetos, rescate, detección de minas, trabajo de terapia en hospitales, como asistente para discapacitados, etc. Pero que, como hemos visto, está sujeto a una gran cantidad de situaciones y estímulos que pueden ser estresantes.

Podemos ponernos a pensar en las situaciones a las que nuestro perro en particular debe verse sometido. Cada quien tiene horarios de trabajo, rutina, estructura familiar, proyectos personales y/o profesionales, etc. etc. que van a afectar a nuestro amigo. Es algo inevitable que se presenten variantes pero podemos tratar de mantener algunos elementos que le ayuden a estar más estable.

Ya se ha comentado en otras ocasiones, la gran ventaja que significa conocer a los padres del que será nuestro cachorro. Además de poder valorar si son correctos, estructural, físicamente hablando pues también es muy importante conocer el temperamento de los progenitores. Hay características que pueden ser heredadas y que jugarán a favor o en contra de nuestro perro. Si no tuvimos esa posibilidad, será muy conveniente que lo observemos con detenimiento, objetivamente y vayamos conociendo cuales son sus características tanto positivas como negativas. De esa manera, desde que es cachorro podemos apoyarlo fomentando o corrigiendo aspectos de su comportamiento.

Cuando el cachorro recién llega a nuestra casa, lo que hemos hecho es sacarlo del entorno donde él se sentía cómodo, protegido, unido a la madre y los hermanos, donde tenía identificados las voces, ruidos, etc. que ahí se encontraban y lo llevamos a un lugar extraño, nuevo. Podemos “suavizar” esa separación con varias acciones bastante fáciles de seguir:

etologia1.- Llevaremos a casa un cachorro de por lo menos 6 semanas de vida. Ya estará en edad de poder separarse de la madre y la camada.

2.- Cuando vayamos a recoger al cachorro le pediremos a la persona que va a entregarlo que por favor no le dé de comer antes. Esto es para prever que si se marea en el viaje a casa, no sea tan desagradable para él y se angustie más aún, además que esa experiencia pudiera marcar su rechazo a viajar en auto posteriormente.

3.- Llevaremos una toalla o prenda de ropa que tenga nuestro olor y con ella frotaremos a la madre y los hermanos con objeto de llevarnos el olor de ellos para que le sirvan de apoyo y la separación no sea tan radical. De esa manera, se llevará a nuestra casa algo que huele a su manada y la memoria olfativa del cachorro será de mucha ayuda en esta transición.

4.- Tendremos preparado con anticipación el mismo tipo de alimento que estaba comiendo anteriormente, esto además de no provocar una variante más que pudiera alterarlo, nos puede evitar problemas gastrointestinales por cambios bruscos en la alimentación.

etologia5.- Si ya tenemos pensado donde va a dormir, donde va a aprender a ir al baño, si podrá subirse a los muebles o no, etc. será de mucha ayuda ya que además de darle desde el primer día una constante en el manejo, le estamos evitando, a futuro, situaciones que pueden provocar descontrol.

Establecer un manejo adecuado desde que el cachorro llega a casa es muy importante para todos los aspectos de la vida del perro (adiestramiento, educación, correcta jerarquización, estabilidad, etc.) pero además al tratarlo correctamente le estamos daño la oportunidad de que no se altere hacia la ansiedad o la frustración.

Cuando al perro se le da toda la atención, todo se le permite, todo lo que desea se le concede; el mensaje que recibe es que las personas son quienes le obedecen a él, así que cuando se queda solo puede sentirse frustrado(¿por qué las personas se van? ¡si deberían de estar ahí para él!). También al tener un manejo tan condescendiente se puede causar un hiperapego y cuando las personas no están cerca puede sentirse ansioso (depende de las personas para todo, no sabe que va a hacer sin ellos). En ambos casos, será un perro que se altera cuando está solo y si esto se va a repetir todos o casi todos los días de la semana, puede convertirse en un severo problema.

etologiaPodemos establecer un manejo sano como no permitir que el perro sea quien “ordene”; cuando pida algo, esperaremos un poco y después que ha dejado de pedirlo, se le llamará, se le ordenará un comando sencillo (“sentado”; “quieto”,etc.,)y entonces se le dará lo que quería. Como verán, no es negarle las cosas, probablemente hasta reciba más de lo esperado, la diferencia es que será cuando ustedes decidieron y no cuando él ordenó.

Al salir y entrar a casa, no debemos despedirnos o saludar, mucho menos, si está alterado. Estamos conscientes de que va a tener que esperarnos por varias horas, así que podemos ayudarlo ejercitándolo antes de irnos, dejándole un par de juguetes que le interesen, probablemente una carnaza para que se entretenga mordisqueándola; un radio prendido (al principio todos los días y poco a poco de manera aleatoria para poder ir retirándolo); quizá un vecino o familiar pueda pasar a verlo en horarios aleatorios para sacarlo a pasear un poco o simplemente estar con él un rato.

Es muy importante que el perro tenga un sitio en donde se sienta seguro, cómodo. Puede ser su camita, una manta, su jaula, perrera, puede ser incluso solo un rincón particular de la casa. A ese sitio jamás se le envía regañado o castigado. Debe relacionar ese espacio con su bienestar, con sentirse tranquilo. Y antes de salir de casa, podemos ordenarle que se vaya a ese lugar y premiarle por quedarse ahí mientras salimos.

etologiaDentro del manejo adecuado que podemos hacer con nuestro perro de manera cotidiana, es que cuando volvamos a casa, si está alterado no le acariciaremos. Es muy comprensible que por el mismo afecto que le tenemos, si nos recibe dando saltos, ladrando, parándose de manitas sobre nosotros, correspondemos con caricias y palabras entusiastas pero estamos reforzando una conducta alterada así pues, el perro no sólo se acostumbra a recibirnos alterado sino que entiende que nosotros premiamos y aceptamos ese comportamiento.

Cabe decir que algunos perros parecen más entusiastas al recibirnos y pueden morder la ropa o pellizcar la piel de brazos, manos; pueden (si el perro es grande) pararse de manos y “abrazarnos” haciendo incluso presión con sus patas delanteras en nuestro cuerpo. Ese mensaje puede traer un mensaje de dominio más que de saludo. Así pues, lo más conveniente es no responder a esa conducta alterada, seguir de largo sin hablarle, mirarle o tocarlo; si es mucha su insistencia, se le rechaza no de manera brusca pero si firme y cuando se haya calmado, se le llama para que venga (nosotros no vamos a él) y entonces se le saluda. Si en ese momento de nuevo se altera, suspendemos el contacto con el perro hasta que se calme. El mensaje que queremos darle es simple: yo puedo entrar y salir de casa y yo no premio ni refuerzo conductas alteradas.

Podría parecer quizá hasta un poco cruel pero recordemos que lo que estamos haciendo es crear alrededor suyo un manejo de equilibrio, de control por parte nuestra, no sólo del entorno sino también del perro. Esto lo beneficiará de manera constante. Nosotros no sabemos cuando puede haber un cambio en nuestra forma de vida así que estamos dando la pauta para que él esté lo más seguro posible pese a todo.

etologiaReferente al tema de personas nuevas que entren a formar parte de la vida de nuestro perro, podemos apoyarnos en su memoria olfativa y darle a oler una prenda de esa persona incluso antes de que entre a casa, de esa manera, él registra ese olor en su memoria olfativa y cuando llegue a casa, el perro ya tendrá registrado su olor. De nuevo, habrá que presentarlo adecuadamente, la persona estará tranquila, no invadirá al perro, no correrá ni se apresurará a saludarlo, permitirá que sea él quien se acerque (en la medida que soporta);nosotros estamos cerca para dar confianza pero si hay agresión, desconfianza, miedo, inseguridad, etc. no tocamos al perro, tranquilizamos con la voz y controlamos (como verán, de nuevo es muy importante el control que siente el perro por parte nuestra).

Como hemos visto, el crear estructuras dentro del manejo con nuestro perro además de hacer una convivencia agradable le estará brindando elementos que pueden ser mantenidos fácilmente por ejemplo en un cambio de casa, o de rutinas laborales de los dueños, etc.

Sin embargo puede presentarse el caso de que, por alguna razón el perro presenta un cambio importante en su comportamiento, veamos algunos ejemplos:

a) El perro puede mostrar un hiperapego con el propietario después de regresar de una pensión.

etologiab) Puede ser que el cambio consiste en que ha fallecido la persona con la cual el perro tenía más apego (esta es una situación complicada no solamente porque esta ausente la figura de más autoridad sino que además el perro percibe a las demás personas de manera vulnerable). Lo mismo podría suceder por ejemplo en casos de separación de las parejas en donde además de estar ausente alguno de ellos, el otro puede mostrar muy probablemente un estado alterado y vulnerable.

c) Un cambio radical y quizá definitivo en la condición física de alguno de los miembros de la familia (una enfermedad grave o terminal, un accidente físico importante que quizá trae un periodo largo de recuperación o incluso un estado de discapacitación permanente) son cuestiones que no sólo pueden alterar al perro sino que él percibe el estado emocional de las personas a su alrededor.

etologiaCuando existan situaciones que pueden estar rebasando la capacidad de adaptación de nuestro perro será conveniente platicarlo con su veterinario para determinar si es recomendable apoyarse en algún medicamento que le tranquilice y que le sea más fácil su adaptación al cambio; pueden utilizarse feromonas (son sustancias químicas que sirven para transmitir señales y provocar comportamientos específicos); también puede recomendarles una “playera anti estrés”, en fin, existen varias formas para tratar de ayudar a un perro que esté presentando un comportamiento alterado y mientras más rápido se inicie será mejor.

Vale decir que la posibilidad de adquirir otro perro “para que ayude o acompañe al que está presentando problemas” no es imposible pero debe ser considerada como ultima opción y siempre muy cuestionada.

Para concluir quiero recalcar que si el dueño del perro reacciona de manera alterada, (regañándolo por ejemplo si al llegar a casa encuentra destrozos; o acariciándolo para tratar de calmarlo y que deje brincar, etc.) lo que consigue es alterar más aún al perro.

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter