> Perros de México desde 1998 * Etologia, El adiestramiento: un pretexto mas

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Etologia >El adiestramiento: un pretexto mas

M.V.Z. Bertha Molnar
ver curriculum

La llegada de un perro a casa implica muchas cosas: nos estamos haciendo responsables de un ser vivo; lo vamos a integrar a nuestra familia, vamos a compartir muchos años juntos, quizá lo hemos adquirido porque necesitábamos un perro para cuidar nuestra  casa o porque somos aficionados a la cacería o alguna actividad en la que el perro desempeñaría un papel importante, etc. pero lo cierto es que ese perro es susceptible de ser educado y de ser  entrenado para lo que necesitamos y de esto es de lo que quisiera que platicáramos en esta ocasión.

 

foto

Podemos hablar de que el perro puede ser educado y puede ser adiestrado. Educación será lo referent

e a aspectos como respetar los límites que le hemos marcado en casa: no brincar sobre las personas, no subirse a los muebles, no salirse en cuanto abrimos una puerta, ir al baño al sitio adecuado, etc. y el adiestramiento será los comandos de obediencia que le enseñemos (sentado, echado, quieto, caminar junto, etc. ) y disciplinas como agility, guardia y protección, rastreo, etc.

 

Tener la posibilidad de educar y adiestrar a un ser vivo que depende de nosotros es la gloriosa oportunid

ad de hacer algo con el cerebro y con el corazón. Debemos saber lo que estamos haciendo pero también debemos estar conscientes que él va a recibir esa información percibiendo nuestro  estado de ánimo; se dará perfectamente cuenta de si estamos disfrutando o no, lo que hacemos a su lado. Ese gusto, esa entrega que mostremos redundará no solamente en que el perro también muestre más disposición, sino que estará más relajado, más receptivo para aprender; se fortalecerá ese lazo afectivo que debe existir entre ambos.

 

Creo que todos hemos escuchado relatos de perros que fueron “adiestrados” con crueldad y provocando daños físicos, en algunas ocasiones podemos pensar que esa persona pudiera ser mala y disfrutara incluso haciéndole daño al animal pero en otras ocasiones, es posible constatar que esa persona quiere y acepta a su mascota pero , según él, “así se trata a  un animal”, “lo hace para que aprenda”…

 

Les comentaré el caso de una perra Gran Danés, me llamaron para entrenarla porque la persona que la adiestraba dejó de asistir cuando la perra lo mordió. Cuando inicié su adiestramiento, la encontré ansiosa, temerosa y hubo que dedica

rle varias sesiones a relajarla para después retomar su entrenamiento.

 

Platicando con la persona que les ayudaba en la casa, me comentó que cuando la perra oía que el entrenador tocaba el 

timbre, ella iba a donde estaba colgada la correa, la tomaba con el hocico y la tiraba por la barda de la casa y se metía debajo de uno de los coches que estaban en el patio, hasta que llegó el día en que la perra lo mordió y él no regresó…les juro que no estoy inventando nada, así me lo contaron.

 

Sé que hay historias como esta y mucho peores, afortunadamente cada vez más, las personas quieren trabajar a sus perros con métodos positivos, que les resulten agradables a sus mascotas, que los motiven en lugar de estresarlos y provocar reacciones de miedo o agresión.

 

Así pues, el adiestrar a nuestro perro puede ser un pretexto más para convivir con él, para disfrutarlo, para que ap

renda a trabajar para nosotros con base en la motivación, para que nos respete, en una jerarquización, que si bien es necesaria por la forma en que él se integra socialmente, debe estar unida a la confianza que ambos debemos tener el unofoto por el otro.

 

A continuación, me permito darles algunas sugerencias que pueden hacer más placentero, para los dos, el momen

to que dediquemos a su adiestramiento:

 

* La disposición y el gusto que nosotros tengamos para trabajar con nuestro perro, él lo va a percibir, así que disfrutemos este momento; salgamos de buen ánimo y con ganas de entender a nuestro amigo.

 

* La mejor manera de trabajar con nuestro perro es a través de la motivación, así que debemos tener bien identificado lo que más le gusta para poder entusiasmarlo ( comida, juguete, caricias, etc. ). Cuidaremos de que no se sature de ese elemento para que no pierda su valor al momento de adiestrarlo.

 

* Es muy probable que sea algún tipo de comida lo que lo motive (salchicha, queso, galletitas para perro, hígado, 

etc.) así que lo más conveniente es dárselo es pequeñísimas porciones para que lo coma rápido y para que no pierda el interés es seguir adiestrándose.

 

* Si vamos a trabajar con comida, lógicamente, será mucho mejor si lo trabajamos cuando el perro tenga hambre.

 

*Cuando iniciamos el adiestramiento, deberemos premiar en cuanto el perro haya obedecido la orden. Esto le se

rvirá para reforzar que ha hecho lo correcto y será más fácil que la próxima vez que se le ordene ese comando, lo haga con gu

sto y seguridad.

 

* Los periodos de atención del perro son cortos, así que podemos trabajar sesiones cortas de adiestramiento combinadas con paseos o juegos.

 

* Es conveniente que leamos un poco acerca de la raza de nuestro ejemplar; esto nos servirá para darnos una idea de la disposición que tiene para el trabajo de obediencia.

 

* Un perro aprende a base de repeticiones, así que tengamos paciencia y realicemos con gusto las veces que sean necesarias para que lo entienda y después pueda realizar el comando con altas probabilidades de no fallar.

 

*No es conveniente enseñarle otro ejercicio, menos aún si se contrapone al ejercicio que estamos trabajando, por ejemplo : trabajar la orden de quieto y, antes de que la haya aprendido perfectamente, comencemos a enseñarle “el acudido al lla

mado”; esto sólo lo confundirá, va a estresarlo y ese estado alterado impedirá que aprenda.

 

foto

* Cuando el perro ya haya aprendido varios comandos, procuremos trabajarlos en diferente orden, de man

era que no los mecanice. Además esto al perro le servirá para hacer más divertida su sesión de adiestramiento.

 

* Hay razas que tienen una predisposición natural a olfatear más que otras (Beagle, Basset Hound, etc.) así que es probable que si tiende a distraerse por estar olfateando en la calle, podemos iniciar su adiestramiento en un sitio cerrado o con menosdistractores; cuando ya se haya habituado a fijar la atención en el propietario, podremos llevarlo a sitios donde ha

ya otros perros, ruidos, personas, etc. y después, lo iremos acercando a ellos.

 

* Un buen ejercicio para atraer la atención de nuestro perro es asociar su nombre a cosas positivas (paseos, juguetes, comida, etc.) de manera que el perro no dudará para venir cuando nosotros lo llamemos.

 

* Un ejercicio para reforzar el acudido al llamado es colocarnos en otra habitación, llamar

lo y esperar a que se co

loque frente a nosotros, nos vea a los ojos, permita que lo tomemos del collar y premiarlo. Repetiremos este ejercicio varias veces, de preferencia diariamente, para reforzarle el gusto por venir cuando lo llamemos.

 

 

*Es importante estar pendiente del lenguaje corporal del perro, la mayoría de las veces podemos advertir a tiempo que el perro esta distraído o toma una actitud no deseada, etc. de tal manera que podremos corregir  en el momento que se esta iniciando la equivocación.

 

*Procuremos darle la orden una sola vez, esto hará que el perro aprenda a estar pendiente del comando. Si debemos repetirla será porque él se ha equivocado.

 

 *Podemos utilizar “micro señales” para mantener la atención del perro. Podemos motivarlo con la voz o darle una ligera caricia, esto con la finalidad de que no se distraiga y realice al ejercicio correctamente y podamos premiarlo.

 

*Si tiene más de un perro, debe trabajar uno a la vez, de tal manera que pueda premiar o corregir en el momento adecuado. Cuando cada uno ya trabaje los comandos correctamente podrá trabajarlos juntos.

 

 *Por mucho que quiera a su perro, no lo acaricie ni premie cuando esta fuera de control. Si esta ansioso, agresivo, eufórico, etc. y lo acaricia tratando de calmarlo, él entenderá que ese comportamiento es correcto y lo repetirá continuamente.

 

 *El adiestramiento del perro inicia desde que usted toma la correa para colocársela, él debe estar tranquilo, puede estar feliz por salir con usted pero no debe jalarse, ni brincar por todas partes.

foto

*Cuando abra la puerta para salir con su perro, él debe estar sentado a su lado, esperando la orden para avanzar, no debe jalarse.

 

*Para regresar y entrar a la casa, igualmente , el perro debe esperar sentado a que usted abra la puerta y entre, atrás de usted, entrará él. De esa manera, además de estar adiestrando a su perro , estará dejando claro que ese espacio es de usted.

 

 *Si esta cansado, enfermo, molesto por algo, quizá sea mejor no adiestrar ese día a su perro; él va a percibir ese estado de ánimo negativo además que pudiera suceder que descargara su malestar en su perro.

 

Para terminar solo quiero recordarles que ustedes voluntariamente, permitieron que ese perro entrara a su casa, a su vida y establecieron un compromiso con él. Su perro, en ese mismo momento les entregó su vida, ahora les toca a ustedes, establecer la relación correcta, crear lazos de unión, confianza, respeto y enseñarle con paciencia, con firmeza pero sin crueldad, con alegría, con interés. Ambos lo van a disfrutar y ¿sabe que?... Ambos se lo merecen.

 

 

 

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter